Rusia 2010

La copa de la paciencia

Dos hermanos estuvieron en Rusia en el mes de marzo. Uno de ellos comparte sus impresiones:

Estar en Rusia durante el período de Cuaresma, por primera vez en varios años, presenta muchas sorpresas. En casi todos los cafés y restaurantes, del más simple al más sofisticado, hay un "menú de Cuaresma". En la tradición ortodoxa, el ayuno de Cuaresma es muy importante. Pero el primer domingo de nuestra estancia, una carta pastoral del patriarca Kiril que se leyó en cada parroquia durante la Santa Liturgia, explicó que la Cuaresma no es simplemente un caso de alimentos o de las reglas externas. Le escribió a los fieles que la Cuaresma es un tiempo para acercarse más a Dios y a su prójimo. La fe en Dios es inseparable de los gestos de compasión y bondad para con quienes nos rodean.

Visitar a los jóvenes que habían participado en el encuentro europeo de Poznan al comienzo del año también nos dio mucha alegría. Se hizo énfasis en la importancia de estar juntos con los demás para animarse unos a otros a profundizar nuestra fe en nuestras propias iglesias. Se necesita valor para vivir el Evangelio. En la sociedad rusa de hoy, hay tantas opciones que la decisión de seguir a Cristo es fundamental si queremos avanzar en el camino de la fe. Como el hermano Alois escribió en su "Carta de China", tenemos que ordenar nuestros deseos y tener paciencia para saber donde dar nuestra prioridad. Dos encuentros en las parroquias del centro de Moscú también han puesto de manifiesto la importancia de la comunidad para apoyar a la juventud local y nutrir su fe.

La ciudad de Kemerovo queda a 4 horas de vuielo de Moscú. El aterrizaje y despegue en una pista de nieve, no fueron para los débiles de corazón ¡al menos por supuesto que sean de Siberia! La diócesis ortodoxa de Kemerovo y Novokuznetsk ha crecido muy rápidamente durante los últimos quince años. Antes de la perestroika, sólo había una iglesia abierta en cada ciudad. Ahora hay quince lugares de culto en Kemerovo y en Novokuznetsk aproximadamente el mismo porcentaje. Pero esto no se trata sólo de edificios. La creación de comunidades se está convirtiendo en una prioridad. En cada ciudad hay una escuela ortodoxa. En Novokuznetsk se encuentra en el seminario diocesano. Los sacerdotes son para trabajar en la capellanía de los estudiantes universitarios en esta vasta región de minas de carbón. Las oportunidades educativas y la difusión de la fe se han abierto como nunca antes. Hay una energía asombrosa y entusiasmo entre aquellos que están comprometidos con su fe. ¡Y gracias a ellos, podemos sentir el calor de la acogida de siberiana!

En San Petersburgo, una estación de radio cristiana está en línea abierta directa. Los locutores reciben preguntas de los oyentes. Incluso al mediodía, mucha gente está haciendo preguntas acerca de la fe, otro signo que muestra que la expresión de la fe es ahora ampliamente reconocida. “El amor es un don de Dios, o ¿debemos aprender a amar?” preguntó un oyente. ¡No estoy seguro de que encontraríamos preguntas de tal profundidad al occidente! Tantas personas parecen estar enfrentándose a problemas importantes en sus vidas. ¿Nos atrevemos a llevar la luz del Evangelio sobre tales cuestiones?

Pero volvamos a Siberia. En las afueras de Novokuznetsk se encuentra la iglesia de madera de San Juan Soldado. La parroquia abrió sus puertas en 1994. Ahora la iglesia se pudo terminar. El sacerdote nos mostró los iconos, el centro de la liturgia, y las reliquias de los mártires, signo de comunión con todos los santos. Entonces nos llamó la atención sobre un icono de la Virgen y el Niño, en el que María acerca a una copa a la boca de Jesús. Nos explicó que el icono fue pintado por una mujer de la parroquia. Ella había visto la imagen en el cristal de su ventana, en una mañana de invierno, y comenzó a pintar un icono a partir de lo que veía; algo que nunca había hecho antes. Ella no sabía cómo el icono debe ser llamado. Luego, reflexionando sobre su vida, se dio cuenta de que Dios le pidió que tenga paciencia en muchas situaciones. Y el icono hoy se conoce como la Copa de la Paciencia.

Y de repente parecía que el Espíritu había hablado. Desde el fondo de esta tradición tan diferente de lo que yo conozco, en las profundidades del invierno siberiano, Dios venía para decirme: “Sé paciente”. A todos aquellos que han visto en el icono, y a mi también. Eso es lo que retengo de este viaje a Rusia.

Printed from: http://www.taize.fr/es_article10967.html - 18 October 2017
Copyright © 2017 - Ateliers et Presses de Taizé, Taizé Community, 71250 France