Berlín

El día a día del encuentro

Para que los que no pudieron venir a Berlín tangan también novedades de lo que está pasando publicaremos cada día las noticias y los puntos sobresalientes del encuentro, todo por boca de los mismos jóvenes.

  

25/12

La acogida de los voluntarios : un aperitivo del encuentro

A lo largo del día, más de 1500 voluntarios listos para ayudar a acoger el miécoles a todos los peregrinos han llegado a Berlín. Desde bien temprano han sido acogidos en los halls de la feria de Messegelände. En una de las salas ya se han celebrado dos oraciones comunes. Muchos se alegraban al ver que –incluso en Navidad- numerosos jóvenes se ponen en camino para renovar y refrescar su fe, la comunión con los demás, la confianza y la alegría. Así, estas horas de preparación suponen ya un aperitivo de lo que ocurrirá durante los próximos días.
 
Hoy hemos rezado especialmente por las víctimas de los atentados de Nigeria y de las inundaciones de Filipinas, así como por la paz en Oriente Medio ; desde el principio era importante no olvidar las dificultades del mundo actual. El encuentro podrá así ser un tiempo intenso de oración y de silencio y también una reunión gozosa y una fiesta de los pueblos.
JPEG - 24.7 KB
La acogida en el hall de entrada de Messegelände

Carsten (Berlin-Neukölln, Alemania)
Después de tres meses de preparación, nos alegramos de que por fin el encuentro esté a punto de comenzar. Todavía hoy, al final del culto, había una mujer dispuesta a acoger a jóvenes durante el encuentro. Vamos pues a recibir a 100 peregrinos en nuestra parroquia, la « Genezarethkirche », en Berlin-Neukölln.
Todo el equipo de preparación se reunirá mañana para los últimos preparativos :colocar las mesas y las sillas para la acogida, asegurarse de que habrá bebidas calientes, decorar el templo y preparar los carteles para que los jóvenes encuentren el camino del metro a la iglesias. El 28 de diciembre por la mañana todo estará listo y la aventura podrá comenzar...
JPEG - 17.4 KB
La oración en el hall de silencio

Disca (Rumanía)

Antes de llegar a Berlín, había leído por internet que los jóvenes del equipo de preparación tomaban medidas desesperadas para encontrar familias de acogida que aceptaran acoger a jóvenes de toda Europa. En el fondo de mi corazón, tenía la impresión de ser un problema superfluo para ellos. Esta mala interpretación desapareció rápidamente cuando fui acogida por un hombre de corazón abierto con el que cantamos villancicos en nuestras lenguas durante toda la velada.

  

26/12

La víspera de la llegada de los voluntarios

Últimos preparativos en Berlín
Para los hermanos y para los jóvenes que colaboran en la acogida en Taizé, la Navidad se ha vivido como una peregrinación: un camino interior compartiendo con los cristianos del mundo entero un gozoso retorno a esa fuente de la fe que es la fiesta de la Natividad – pero también, con aquellos que se preparan para participar en el encuentro europeo, poniéndose en camino hacia la ciudad de Berlín.
 
Mañana lunes 26, se espera en la capital de Alemania a los voluntarios venidos dos días antes para ayudar. La sede central del encuentro –los halls de la feria de muestras llamados « Messegelände » - acogerá a esta primera oleada de jóvenes. El hermano Alois y numerosos hermanos han llegado a lo largo del día uniéndose al equipo de preparación que está aquí desde septiembre.

  

27/12

Rematando los preparativos

Mientras que muchos peregrinos están ya en camino y miles de jóvenes saldrán hacia la capital de Alemania esta tarde o mañana, los últimos trabajos para el encuentro y la preparación de la acogida han continuado con los voluntarios que llegaron ayer.
 
La coral y el grupo instrumental han comenzado a ensayar los cantos para las oraciones comunes. Un equipo de jóvenes y de hermanos se ocupa de la decoración y de la instalación de medios técnicos en los cuatro halls en los que tendrán lugar las oraciones comunes durante el encuentro. Para hacerlos más acogedores y cálidos, se han colocado grandes lienzos de tela naranja y beige y algunos iconos, con una representación de la Virgen y el Niño dibujada en Stalingrado por un soldado alemán.
 
Sobre las grandes columnas que se encuentran en medio de los halls, se proyectarán motivos de tres esculturas del artista alemán Ernst Barlach, que evocan tres momentos de la vida de Jesús. Durante el periodo de separación de Alemania, cuando en el Este era difícil, incluso peligroso, vivir la fe, los creyentes continuaron rezando gracias a estas esculturas. En este contexto, se convierten en un símbolo de fe y de confianza en las circunstancias de la vida, incluso en el sufrimiento. Mañana, veintidós años después de la caída del muro de Berlín, los hermanos y los jóvenes rezarán ante estos iconos, como un vínculo con la historia de esta ciudad que les acoge.

JPEG - 17.4 KB
La oración en el hall de silencio

Anna (Suecia)

¡Después de tres ensayos, una sala llena de jóvenes que no se conocían entre sí se ha convertido en un coro! Ayer, cuando una de las hermanas que se ocupa de la música preguntaba qué nacionalidades estaban presentes, hubo saludos para los italianos, los alemanes, los eslovenos... ¡y luego también para jóvenes de Vietnam, Corea, Australia y Japón! Ahora cantamos todos juntos y recordamos nuestros orígenes diferentes cuando alguien se levanta para ayudar con la pronunciación de las palabras de un canto. Hemos cantado en polaco, lituano y neerlandés, entre otras lenguas... y lo hacemos juntos. Por supuesto, esta transformación sucede en cada encuentro europeo, pero aún así cada vez es un nuevo pequeño milagro. Mañana llevaremos todos los cantos a los lugares de oración.

  

28/12

¡El encuentro comienza!

¡El encuentro comienza ! 30000 jóvenes de toda Europa e incluso de otros continentes se reúnen en Berlín. A causa de este número tan elevado de peregrinos, los lugares de acogida están dispersos por toda la ciudad, en diferentes escuelas. Así, todo el mundo puede ser acogido en su lengua materna. Ya hoy veíamos muchos grupos de jóvenes, paneles indicando direcciones y pancartas en distintos lugares de la ciudad. Aunque Berlín es una ciudad muy grande donde tienen lugar numerosas actividades, imaginamos con facilidad que, tras las fachadas de muchas de las casas y las iglesias hay familias y parroquias que acogen a jóvenes, extranjeros, en sus vidas cotidianas: eso crea una atmósfera totalmente diferente. Mujeres y hombres se comprometen para humanizar la vida en la ciudad y para hacerse más cercanos los unos a los otros.
Después de la primera acogida en el centro de la ciudad, los jóvenes se han marchado a las parroquias, y luego a las familias o a los alojamientos colectivos. Por la tarde, todos se han reunido de nuevo para la cena y la oración de la tarde.

Lorenz (Alemania)

En el tren camino de la feria en Berlín, de repente, un hombre con dos perros se ha sentado frente a mí. Espontáneamente, le he deseado Feliz Navidad y me ha preguntado si nos conocíamos. Como le he dicho que no, se ha alegrado de que le deseara Feliz Navidad a un desconocido. Hemos hablado de los perros y luego me ha preguntado a dónde iba. Cuando le he hablado del encuentro, me ha dicho con entusiasmo que él pertenecía a una de las iglesias evangélicas libres que participan en el encuentro y que él mismo iba a acoger a jóvenes. Le he contado un poco sobre Taizé y mi vida como voluntario allí. Después, en la estación central, cada uno ha seguido su camino. ¡Y al ver a los primeros jóvenes que buscaban su camino con el plano de Berlín que se distribuye en la acogida, he sabido verdaderamente que esto ha empezado de verdad!
JPEG - 21.1 KB
Dos jóvenes buscan el camino en el metro

Jean (Francia)

¡Qué alegría ver una cara familiar y acogedora! A mi llegada a Berlín hubo muchos reencuentros. Después participé de la preparación de los lugares de oración en Messegelände, para acoger también yo a los participantes de este encuentro. Espero que todo el mundo se sienta bienvenido y encuentre una sonrisa calurosa.
Tania (Ucrania)

Hoy, en el lugar de acogida en el que he trabajado, catorce equipos de jóvenes voluntarios han comenzado a trabajar para acoger a más de 2500 ucranianos y bielorrusos a partir de las 6.30h. El ambiente era de bastante estrés al principio, puesto que la mayoría de participantes habían viajado durante dos o tres días. A pesar del cansancio, los jóvenes estaban entusiasmados y, a mediodía, todos los puestos de trabajo habían sido distribuidos.

  

29/12

Signos de esperanza

Ayer, los peregrinos y las familias de acogida se encontraron tras el viaje y la acogida en las parroquias. Esta mañana los participantes han vivido su primera oración en las iglesias locales, a la que ha asistido una verdadera oleada de jóvenes de toda Europa. La fe de estos jóvenes presentes hoy en Berlín y en la región representa un signo de esperanza, y su venida es también la culminación de meses de preparación. Después de la oración de la mañana, se han formado pequeños grupos de reflexión en los cuales se podía compartir los puntos de vista y las experiencias de cada cual. Por la tarde se han desarrollado los talleres en diferentes lugares de Berlín.

Marie y Sébastien (Bélgica)
Fuimos acogidos en casa de Georg, nuestro anfitrión, que vive solo. Aceptó acoger jóvenes tras ver un cartel en el metro que decía : « 2m2= un joven acogido ». El tamaño de su pequeño apartamento es inversamente proporcional a su generosidad. Cada mañana nos trae un chocolate caliente para despertarnos, y cada tarde nos recibe con una sonrisa calurosa y algo para comer. Hablamos y compartimos mucho acerca de la vida en Berlín. ¿Qué más se puede pedir como acogida ?

  

30/12

La peregrinación de confianza continúa

En las familias de acogida, los rostros desconocidos del primer día se han convertido en amigos inesperados y anfitriones calurosos. A medida que el miedo a lo desconocido se disipa, se despliega la alegría de los descubrimientos. Hoy, los jóvenes que participan en el encuentro han vuelto a llenar las iglesias de la ciudad.
Después de la oración de la mañana en las comunidades cristianas locales, todos se han dirigido a « Messegelände » para una comida con la que se van familiarizando: recoger la comida, la circulación entre los halls, encontrar un lugar para sentarse y comer con una simple cuchara- ya nada de eso parece extraño. A continuación, la oración del mediodía tiene lugar en los cuatro halls del piso superior ; al final de la oración, un hermano de Taizé hace una breve meditación. A lo largo de la tarde, como ayer, se proponen por todo Berlín una quincena de talleres en torno a diferentes temas, de la política al voluntariado pasando por la música, la historia y la religión. Y esta tarde, durante la oración, el hermano Alois ha anunciado cuatro próximas etapas de la peregrinación de confianza a través de la Tierra.

Roberto (Italia, Roma)

Me sorprendió y alegró mucho enterarme de que el 35º encuentro europeo tendrá lugar en Roma el próximo año. Casi 30 años después del último encuentro, en 1987, jóvenes de toda Europa y del mundo entero se encontrarán en la Basílica de San Pedro para descubrir juntos las fuentes de la confianza en Dios y las raíces de nuestra fe. Son la misma confianza y la misma fe que, si bien humanas e imperfectas, condujeron a un simple pescador de Galilea hasta Roma, el corazón del Imperio Romano, para convertirse en testigo del amor de Dios, dando su vida en el nombre de Cristo.
Espero que todos los peregrinos que participen en este encuentro puedan ver y vivir el testimonio de los primeros cristianos, convirtiéndose así en fuentes de confianza en Dios desde lo cotidiano. Como romano y como voluntario (tanto en Taizé como en Berlín), trabajaré en la preparación del encuentro para acoger a miles de jóvenes, abriendo nuestras casas e iglesias, listos para compartir con ellos esta etapa de la peregrinación de confianza a través de la tierra. ¡Hasta pronto, en Roma !

Kate (Inglaterra)

De este encuentro de Taizé me llevo un elemento particular . La « Virgen de Stalingrado », dibujada en 1942 por un soldado alemán en Rusia y expuesta en cada sala ; un dibujo hermoso y humilde que representa la relación natural entre una madre y su hijo y expresa la posibilidad de encontrar la compasión y el amor en los momentos más sombríos de la historia. Sencillo, lleno de confianza y centrado en el amor, es un símbolo de nuestra relación con Dios y de nuestra comunión con todos.
En esta ciudad, llena de memoria y de esperanza en el futuro, tenemos la ocasión de reflexionar, orar y profundizar en las relaciones. Acompañada por miles de jóvenes he podido experimentar la comunión de la Iglesia y un sencillo estar en presencia de Dios.
Y esto no se acaba aquí. Al volver a casa, llevaré conmigo la paz y la esperanza, así como la confianza y el gozo de María.

  

31/12

Hacia una nueva solidaridad. ¡Comenzamos en Berlín !

Hoy ha tenido lugar la última jornada completa del encuentro. Por última vez, los pequeños grupos han compartido en torno a las lecturas bíblicas y de la Carta 2012 del hermano Alois [art]. Después, por la tarde, los encuentros por países han reunido a todos los jóvenes antes de la oración común. Por la noche, los peregrinos acudirán a sus parroquias para participar en una oración por la paz, seguida de una fiesta de las naciones con todos los jóvenes y sus anfitriones.
 
Berlín es una ciudad marcada por una gran multitud de culturas, naciones, modos de vida y religiones. Como decía un hermano en su reflexión durante la oración del mediodía de hoy, la vocación de los cristianos es no permanecer con los suyos, sino ir más allá de las fronteras, hacia el otro. La sal de la tierra no puede ser útil si se queda en el salero, sino cuando da sabor a toda la sociedad. Así puede crecer una confianza entre los humanos, el primer paso hacia la « nueva solidaridad » de la que habla el hermano Alois en la Carta 2012. Así, la acogida en la ciudad de Berlín – llevada a cabo por mujeres y hombres de todos los horizontes, tal y como demuestran los talleres que se han celebrado en la sinagoga y en la mezquita- puede ya ayudarnos a encontrar esa confianza.

Susanne y Stephan (Alemania)
Numerosos jóvenes ortodoxos bielorrusos han sido acogidos en nuestra parroquia. El primer día, durante la oración de la mañana, una joven de su grupo cantó el Evangelio en su lengua. Esta mañana el grupo ha cantado un « Sviaty Boze » propio de su tradición, a tres voces y a capella. Para la fiesta de las naciones, han traído unas marionetas para representar una obra de teatro. Estamos contentos de tener una diversidad de tradiciones tan grande entre nuestros huépedes internacionales.

La oración de la tarde con la luz de la resurrección

Friedemann (Alemania)

Durante los tiempos difíciles de la separación de Alemania, era muy difícil vivir la propia fe y mantener la esperanza en el Este, donde resultaba peligroso estar en desacuerdo con el régimen. Más de 130 personas fueron asesinadas intentando huir. Sin embargo, hubo mujeres y hombres que no perdieron la esperanza ni la fe, incluso en esos tiempos oscuros. Las esculturas de Ernst Barlach instaladas en los halls de oración son un signo de esa fe y del deseo de un futuro de paz.
 
Pero, gracias a la caída del muro y a la reunificación de Alemania, Berlín se ha convertido en un símbolo de reconciliación y de paz. Hoy, una nueva época comienza en la vida urbana. La reunificación de Alemania fue posible tan sólo gracias al movimiento de indignación pacífica de 1989- Como un eco de aquella historia, durante el encuentro algunos jóvenes debatieron en torno al tema de « Indignación, pasividad o compromiso... el lugar de los jóvenes en la sociedad actual » y se encontraron con responsables políticos del Parlamento alemán. La revolución de 1989 es un modelo para la participación activa de los cristianos: sin violencia, en comunión pacífica y en resonancia con la sociedad.

Lisa, Elisabeth y Teresa (Austria)

Hemos valorado mucho todas las oportunidades de encuentro y de debate con los habitantes de Berlín. Es apasionante escuchar sus anécdotas sobre la ciudad. Nos ha conmovido que una hermana de nuestra parroquia de acogida nos dijera que también nosotros, como participantes, éramos enriquecedores para los berlineses y un signo de la unidad europea, especialmente en esta ciudad, que ha conocida la separación y la reunificación.
Bernard (Alemania)

En esta ciudad multicultural que es Berlín, el encuentro europeo supone también una apertura hacia los no cristianos. Anteayer, en el museo judío, pudimos descubrir las tradiciones judías que, obviamente, son muy cercanas a las cristianas. Ayer fuimos acogidos en la mezquita Şehitlik con estas palabras : ¡Bienvenidos, hermanos y hermanas ! ». Jóvenes creyentes musulmanes compartieron sus opiniones sobre la religión en general y dijeron que se trataba principalmente de un mensaje de paz. Para ellos, todos somos huéspedes en la casa de Dios. Ya sea una mezquita o una iglesia. 

  

01/01

Una comunión provisional... con vocación de permanencia

Hoy los jóvenes que han participado en el 34 encuentro europeo de jóvenes se preparan para regresar a sus países. A lo largo de la fiesta de las naciones de anoche, todos pasaron la Nochevieja orando por los pueblos que sufren y compartiendo la alegría de estar juntos, en comunión con Dios y con los otros. En Postdam, los jóvenes rezaron por el pueblo congoleño -un ejemplo entro otros de las intenciones de oración que hacen de quienes las expresan más conscientes de su responsabilidad en este mundo.
 
Esta mañana, las parroquias han acogido a los jóvenes para la celebración dominical, incluyendo las comunidades ortodoxas que en esta ocasión han podido acoger a jóvenes provenientes de Rusia, Ucrania, Serbia o Rumanía... A mediodía, las familias de acogida se han reencontrado con los jóvenes para una comida de domingo... muy internacional. Después ha llegado el momento de separarse, pues los autobuses debían abandonar Berlón en todas las direcciones a partir de las 16h. Los jóvenes participantes y las familias que les han acogido se han despedido, pero a menudo con un sentimiento de pertenencia mutua, gracias a esa comunión provisional de algunos días... con vocación de permanencia.

Sergio (Portugal)
Durante este encuentro en Berlón, he tenido la oportunidad de experimentar como el tiempo puede cambiar a quienes tienen confianza en un mundo mejor. Uno de los sentimientos más arraigados en el corazón del ser humano es la esperanza. Hoy, en Berlín, he podido ver el resultado de tantos años de esperanza en una sociedad mejor, en una comunidad humana más unida.
La confianza debe ser refrescada con regularidad, renovada. Este encuentro vivido en Berlín no ha dejado a las parroquias locales indiferentes, sino que ha renovado su confianza en una comunión con Dios.

Egle (Lituania)

La peregrinación de confianza a través de la tierra es un tiempo de encuentro... Los días vividos aquí son días en los cuales puedo escuchar mi corazón. Aquí, en Berlín, por la fuerza de la oración, Dios hace milagros constantemente. Ayer, durante un momento de soledad y oscuridad, el murmullo de Dios vino a mi alma diciendo : « No tengas miedo del silencio. En mi presencia, serás sanada. »
Creo que cada alma puede ser tocada por el amor de Dios. Sabiendo de qué tiene sed verdadera nuestro corazón, se encuentra el camino para sobrepasar nuestros límites espirituales y construir puentes que nos conecten con el Señor. Y lo único que Dios pide de nosotros es un corazón abierto, valientemente deseoso de vivir en amor.
El hermano Alois dio una tarde unas palabras que me invitan con fuerza a mantener el coraje : « Hay un amor que nos sobrepasa, que está más allá de nosotros ». Así pues, ¡no tengamos miedo!

Printed from: http://www.taize.fr/es_article13281.html - 18 October 2017
Copyright © 2017 - Ateliers et Presses de Taizé, Taizé Community, 71250 France