Bielorrusia, septiembre 2014

Descubrir la fuente de una unidad más allá de las fronteras

En septiembre de 2014, un hermano de Taizé visitó Bielorrusia, después de los encuentros en el verano en Taizé en que varios grupos de ese país fueron parte y antes de los encuentros en Riga y Praga. En este relato de su viaje, él comparte algunas experiencias vividas durante su visita, con las “Propuestas para el 2014” del hermano Alois como guía.
Cristo extiende su amistad a todos, sin rechazar a nadie. Los que a aman a Cristo sobre toda la tierra forman en su seguimiento como una gran comunidad de amistad. Se la llama comunión.
Proposición 2014, introducción

Desde nuestra última visita a Bielorrusia, en la primavera de 2013 para la celebración de la Pascua Ortodoxa, la amistad entre los jóvenes adultos y los líderes de las Iglesias de varios lugares se profundizaron mucho más, gracias al encuentro europeo en Estrasburgo en el cual más de 1000 jóvenes adultos de Bielorrusia participaron, y gracias a los encuentros de verano en Taizé. Desde mi primer día en Bielorrusia este año, experimenté esta “comunidad de amistad”. Durante los encuentros con los jóvenes, les solía decir que venía a visitar a algunos amigos y ellos cuidaban de mi en cada lugar.


No es posible vivir la fe en solitario. La fe nace cuando hay una experiencia de comunión, cuando se descubre que en Cristo se encuentra la fuente de una unidad sin fronteras.
Primera propuesta - Unirse a la comunidad local que ora

En Gomel nos reunimos con los jóvenes en un monasterio ortodoxo. Hablando sobre su reciente estadía en Taizé en agosto, la primera reflexión que nos dieron fue la siguiente: “fuimos capaces de encontrarnos con jóvenes cristianos de otros países y de darnos cuenta cuánto tenemos en común, incluyendo muchas preguntas sobre nuestro diario vivir”. Para mí también, visitándoles en mi turno, fue muy claro en muchos momentos que Cristo es la única fuente de nuestra unidad.


¡Si las comunidades locales (también llamadas parroquias), los grupos, las capellanías, se convirtieran cada vez más en lugares de amistad! Lugares acogedores en los que nos sostengamos mutuamente, donde estemos atentos a los más débiles, los extranjeros, a los que no comparten nuestras ideas…
Primera propuesta

À Minsk, en la primera tarde del viaje, fue una gran alegría ver tantos jóvenes que habían estado en Taizé durante el verano, incluyendo algunos adolescentes, pero también algunos estudiantes ortodoxos de teología quienes vinieron al encuentro para conocer más sobre la comunidad y los encuentros.

Cuando fui invitado a encontrarme con jóvenes en una Iglesia católica de Grodno, sentí profundamente que estos jóvenes ya eran parte de un “cálido y acogedor lugar de amistad”. Y para mí, personalmente, como “extranjero”, una de las experiencias más impactantes fue la hospitalidad provista en cada lugar que visité. Durante cada paso de mi viaje, sentía realmente que como personas que amamos a Cristo realmente estábamos unidos.

JPEG - 27.1 KB

Emprendamos actos de solidaridad, junto con los cristianos de distintas afiliaciones, y también con personas que no comparten nuestra fe. Sea pobreza material o espiritual, ser solidarios implica un compartir recíproco: cuando aportamos una ayuda, somos a menudo nosotros quienes recibimos.
Segunda propuesta - Ensanchar la amistad más allá de las fronteras que nos limitan

En muchos lugares, en un punto de nuestra visita, las personas estaban explicándome algunas iniciativas de solidaridad iniciadas por los creyentes cristianos. En una de las más grandes parroquias ortodoxas de Minsk, que envía un grupo de jóvenes a Taizé cada año, por ejemplo realiza un taller dándole trabajo a las personas con problemas de aprendizaje.

En Grodno, el sacerdote ortodoxo al que visité la primera vez me contó sobre varios proyectos sociales apoyados por la Iglesia, por ejemplo, proyectos para personas pobres y niños. Estoy agradecido por nuestra conversación, porque fue un nuevo y fructífero contacto; él también me mostró el antiguo e inusual edificio de la Iglesia del siglo 12, Kalozhaskaja Carkva, y la catedral ortodoxa también.


Más que permanecer solos con las propias preguntas, encontrar algunas personas con las que compartir, cada semana o cada mes. Leer juntos una página del evangelio u otra lectura. Tener una oración común con cantos, una lectura bíblica, un largo momento de silencio.
Tercera propuesta - Compartir y orar regularmente con otros

Durante a mi visita a Brest, después de la celebración de la Eucaristía en la parroquia católica, la comunidad local había preparado una oración con cantos de Taizé e invitaron a los feligreses a unirse. Algunos jóvenes de una de las denominaciones protestantes se había unido a la oración. Luego de está oración común, aquellos que iban a cantar y tocar la guitarra y el teclado estuvieron obviamente contentos de haber ayudado a otros a rezar.

En Grodno, los jóvenes adulto, en conjunto con algunas personas mayors, tomaron parte del grupo de reflexión. En este grupo, personas de diferentes denominaciones cristianas también se unieron.


En nuestra ciudad, pueblo o región, hay personas que aman también a Cristo, pero de una manera distinta que nosotros. Llamarnos “cristianos” es llevar el nombre de Cristo. Recibimos nuestra identidad de cristianos por el bautismo que nos une a Cristo.
Cuarta propuesta - Hacer más visible la comunión entre todos los que aman a Cristo

En Minsk, fui invitado por la parroquia griega católica para una oración y un encuentro. Uno de los sacerdotes me dijo después que un amigo de él, un sacerdote ortodoxo de otra región, estaba pensando en visitar Taizé o alguno de nuestros encuentros. Yo estaba impresionado por este ejemplo de amistad que traspasan muros confesionales.

JPEG - 25.9 KB

Si los cristianos quieren seguir a Cristo y dejar que irradie la luz de Dios en el mundo, no pueden permanecer divididos. Es el Espíritu Santo quien nos une.
Cuarta propuesta

Yo creo que esta búsqueda por la unidad cristiana está fuertemente conectada con nuestro deseo de caminar en comunión al lado de los líderes de las Iglesias en los países que visitamos. De esta forma, la audiencia con Pawel Metropolitano de Minsk y Slutsk, Exarca Patriarcal de toda Bielorrusia, fue una gran bendición. Me sentí muy alentado por su cordial acogida en la primera mañana de mi estadía en Minsk.

Al día siguiente, también tuve la oportunidad, en Grodno, de encontrarme con el Arzobispo Alexander Knasziewicz, quien es también la cabeza de la Conferencia de Obispos de Bielorrusia. Estos encuentros son para mí la señal de que el Espíritu Santo nos empieza a unir desde ya.

Partiendo de Bielorrusia después de estas visitas en varias ciudades, me sentí muy agradecido. En muchos lugares, jóvenes cristianos tomaron pequeños compromisos para permitir que el amor de Dios brille a través de sus vidas. Estaba especialmente feliz de ser acogido, realmente como un peregrino, en varias familias de diferentes denominaciones. Nuestras Iglesias no están en completa comunión, pero ya podemos volvernos juntos a Cristo.

Volvámonos juntos hacia Cristo en una oración sencilla, pongámonos “bajo el mismo techo” sin esperar que todo esté plenamente armonizado, anticipándonos así a la plena comunión.
Cuarta propuesta

Printed from: http://www.taize.fr/es_article17286.html - 19 November 2017
Copyright © 2017 - Ateliers et Presses de Taizé, Taizé Community, 71250 France