Febrero 2008

Un viaje a través de Noruega

Unas 4 horas al norte de Oslo, en una colina en medio de la gran selva de Noruega, con una vista panorámica de un pacífico lago: cada año, este invierno es el escenario de un fin de semana de oración y de silencio. El lugar se llama Lia Gard y es conocido en toda Noruega. Más de 60 jóvenes adultos de todo el país y en el extranjero se han reunido en este tiempo de Cuaresma. Muchos de ellos ya conocen muy bien Lia Gard. Esto porque un buen número de ellos han asistido por varios años, como por ejemplo los padres e hijos que asisten a retiros familiares.

Tres oraciones al día proporcionan el marco para este fin de semana de febrero. La belleza de las canciones repetitivas llenan la pequeña capilla y se encuentra un camino de silencio a lo largo de los valles y colinas de la campiña nevada. Introducciones bíblicas por un hermano de la comunidad de Taizé, los pequeños grupos de intercambio, talleres y tiempo sólo para estar juntos y hablar, hacen que los tres días pasen muy rápido. La despedida "Hasta el próximo año!" circula en el aire al final del domingo por la tarde.

Reuniones y oraciones se han programado en otras tres ciudades. En Kristiansand en la costa sur y en Stavanger, en la costa occidental, una velada de oración tuvo lugar en las catedrales. Personas de todas las generaciones se suman y en ambas ocasiones la música fue dirigida por un pequeño grupo de jóvenes. En Stavanger, las hermosas tallas de madera y la decoración pintada se iluminan por un sinnúmero de velas en el coro de la iglesia.

Oslo tiene dos facultades teológicas, donde un buen número de estudiantes se están preparando para ser pastores y teólogos. Varias oraciones y pequeñas reuniones tuvieron lugar en ambas universidades. En uno de ellos, que se acababa de celebrar un seminario sobre "liderazgo religioso", poco después del final de una oración con cantos de Taizé, varios musulmanes llegaron a la capilla para preparar su oración también. A diferencia de algunos países, las buenas relaciones entre las Iglesias y las minorías musulmanas logran mantener la tensión baja, y, a veces, amistades verdaderas son posibles.

Todavía es muy común entre los jóvenes noruegos ir a las clases de confirmación. Una vez que la confirmación finaliza, es muy común la pregunta: "¿Cómo podemos ofrecer a nuestros jóvenes una actividad y un lugar en nuestra iglesia, que cumpla con sus expectativas? Una respuesta que parece llenar de promesas a los jóvenes que se han confirmado recientemente, es que tomen en sus parroquias un curso donde aprendan cómo ayudar a los líderes de las clases de confirmación y trabajar en campamentos para los que son más jóvenes que ellos. Este año - por primera vez – en estos cursos de confirmación de liderazgo de tres parroquias se incluirá un viaje a Taizé. En unas semanas, un bus de los jóvenes noruegos llegará a la Borgoña!

Al final de la visita, hubo un seminario en la Iglesia Tøyen, una de las iglesias dirigidas por la ciudad misión de Oslo. Toda una tarde de oración, introducciones bíblicas, grupos de intercambio, una comida común, prácticas de canto…. El texto elegido para la introducción bíblica fue el Salmo 51: "Ten piedad de mí, Oh Dios".
Se preguntó entonces lo que el tiempo de Cuaresma significa para cada uno de nosotros, y de qué manera - sobre todo en este momento - la oración y la solidaridad concreta para otros podría ser una unidad en nuestra vida.

Printed from: http://www.taize.fr/es_article6665.html - 19 October 2017
Copyright © 2017 - Ateliers et Presses de Taizé, Taizé Community, 71250 France