Taizé y China

La relación entre Taizé y China (República popular) data de casi 20 años. Al principio, un hermano de la comunidad, del origen chino, visitó los seminarios reabiertos en los años 1980. Él conoció a seminaristas, y así muchos contactos se prosiguieron de una y de otra parte. La comunidad quería sostener a la pastoral juvenil por medio de la oración y los cantos. En el curso de los años, la oración al estilo de Taizé se difundió en China. Hoy, hasta en pueblos retirados, algunas religiosas animan la oración con los cantos de Taizé, en chino por supuesto, acompañando de este modo a los fieles, los más antiguos como los más nuevos.

Desde hace varios años, la Comunidad acoge a obispos, sacerdotes, seminaristas y a religiosas que vienen de China. En el curso de estos últimos años, grupos de peregrinos también vinieron a Taizé desde China.

También son invitados por la comunidad jóvenes chinos, comprometidos en la Iglesia, para estancias de tres meses en Taizé en verano con el fin de participar en los encuentros intercontinentales. Ellos viven cerca de la comunidad con jóvenes de todos los continentes compartiendo las tareas de la vida diaria y la oración, con gran sencillez y apertura. Ellos ensanchan así su horizonte y descubren aspectos de la Iglesia universal. De vuelta en China después de estas estancias, encuentran el coraje para comprometerse aún más en su Iglesia local.

Taizé también acoge a jóvenes chinos que viven en Europa, en grupos o individualmente, para participar en los encuentros de jóvenes.

La gran prueba del pueblo chino y birmano

Estos últimos meses han estado ensombrecidos por la reciente llegada de noticias muy tristes de Birmania y de China. Así como lo decía hermano Alois en el momento de una de sus meditaciones el sábado por la noche, « frente a situaciones de sufrimiento muy cerca nuestro o no tanto, no podemos permanecer indiferentes. » Querríamos estar cerca de estas poblaciones, estos días y más tarde, cuando la actualidad llevará a otra parte la atención de todos. En estos dos países, duramente afectados por un ciclón y un terremoto, los hermanos habían visitado comunidades cristianas hace sólo algunas semanas.

Nuestra solidaridad se expresó de manera concreta por una ayuda, hecha posible por la Operación Esperanza, a dos organizaciones no gubernamentales en China: Jinde Charities y Amity Foundation que aportan socorros in situ (Según el periódico católico chino, Xinde, se trata de la primera ayuda humanitaria llegada del extranjero). Estas dos importante ONG´s de inspiración cristiana que actúan en el dominio social ya colaboraron con Taizé esta primavera después de la catástrofe natural en el sur de China y permanecen en estrecho contacto con nosotros.

Le 24 mai, proposé dès cette année comme jour particulier de prière pour la Chine, deux groupes de Chinois étaient présents sur la colline : l’un venu de Beijing (Pékin) et l’autre constitué de jeunes, étudiant en France. Pour ce jour, frère Alois a écrit cette prière :

El 24 de mayo, propuesto desde este año como día especial de oración por China, dos grupos chinos estaban presentes sobre la colina: uno venido de Beijing (Pékin) y el otro constituido por jóvenes estudiando en Francia. Este día el hermano Alois escribió esta oración:

« Con jóvenes de todos los continentes reunidos en nuestra colina de Taizé, rezamos hoy por China, país muy amado por todos. Dios, nuestra esperanza, derrama tu compasión sobre todos aquellos que en China acaban de atravesar la gran dificultad del terremoto. Cuando quedamos desconcertados por el incomprensible sufrimiento de inocentes, concédenos ser por medio de nuestra vida testigos del Evangelio y hacer accesible la consolación tu Espíritu Santo. Tú no quieres el sufrimiento humano ni la desgracia terrestre, tu amor por cada uno de nosotros no desaparecerá nunca. Te confiamos los cristianos de China, sostenlos por la continua presencia de tu Espíritu Santo. »

Peregrinación de confianza a Hong Kong

El martes 13 de noviembre de 2007 por la tarde cristianos de diferentes confesiones se reunieron para una oración en la catedral de Inmaculada Concepción a Hong Kong.
Al mediodía del mismo día, hubo un encuentro en la catedral anglicana St. John para los que trabajan en el centro de Hong Kong.
El Hermano Alois y otros hermanos de Taizé tomaron parte a estos dos acontecimientos.

JPEG - 24.5 KB

Printed from: http://www.taize.fr/es_article7153.html - 13 December 2017
Copyright © 2017 - Ateliers et Presses de Taizé, Taizé Community, 71250 France