Operación Esperanza

Los hermanos de la comunidad de Taizé viven únicamente de su trabajo. No aceptan ninguna donación. Tampoco aceptan para sí mismos sus herencias personales, sino que la comunidad las dona a las personas más pobres.

La comunidad también apoya a personas que atraviesan dificultades en los distintos continentes, como a niñas y niños desprovistos de recursos o que padecen enfermedades.

Además, la comunidad tiene que ayudar a jóvenes que vienen a Taizé o a los encuentros europeos, de Latinoamérica, África o Asia: muchos jóvenes no pueden participar en los gastos de su estancia en Taizé, o en los gastos de sus viajes, porque vienen de muy lejos.

Si alguna persona desea realizar una aportación para esta ayuda solidaria puede hacerlo a través de la Operación Esperanza:
Donación en línea.


Ayuda a Oriente Próximo

La Operación Esperanza ha apoyado recientemente varias iniciativas en esta región:

En el Norte del Líbano, la ONG «Relief and Reconciliation for Syria» [http://www.reliefandreconciliation.org/] se inspira en el trabajo del Padre Paolo dall’Oglio, que desarrolló en Siria su labor a favor del conocimiento y el aprecio del Islam, y fundó la comunidad monástica de Mar Moussa. Esta pequeña ONG combina la ayuda humanitaria a los refugiados sirios en Akkar, en el norte del Líbano, con actividades de educación para la paz dirigidas a niños y jóvenes de las diversas comunidades presentes en esta región. La familia siria musulmana actualmente acogida en Taizé pudo llegar a Francia gracias a «Relief and Reconciliation».

En Siria, en Alepo, la comunidad franciscana [https://www.proterrasancta.org/it/lappello-del-custode-di-terra-santa-emergenza-siria] distribuye alimentos y productos de primera necesidad a personas desplazadas. Trabaja también para instalar redes de distribución de agua potable y de combustible para generadores y calefacción. Esta comunidad asiste además a estas personas en sus necesidades médicas, haciéndose cargo de una parte de los gastos. Asimismo, los hermanos apoyan la educación de niños y jóvenes, tratando de ofrecer espacios para las actividades y el estudio.

En Irak, en Erbil, se aporta ayuda a la comunidad siria ortodoxa jacobita, de donde es originaria una de las familias iraquíes instaladas en Taizé. Cuando los pueblos cristianos de la llanura de Nínive fueron liberados por el ejército iraquí, los cristianos se encontraron con que las iglesias habían sido arrasadas por el Dáesh. El dinero reunido sirve para apoyar a personas desplazadas en Erbil, que no pueden volver a sus pueblos en ruinas, así como a la limpieza y reconstrucción de lugares de culto.

Vacaciones para niños ucranianos

Gracias a la Operación Esperanza, en los veranos de 2015 y 2016, un grupo de niños del Este de Ucrania fue acogido en Taizé durante algunas semanas. Sus familias tuvieron que huir del Donbáss durante la guerra y desde entonces viven en Kiev. Para estos niños, de edades comprendidas entre los 7 y los 14 años, el tiempo pasado en Taizé fue un momento de alegría y de paz después de los difíciles meses de la guerra. Su presencia alegre en la colina contribuyó asimismo a expresar la solidaridad con los que sufren en las guerras a las puertas de Europa.

Apoyo a niños desfavorecidos en Haití

En octubre de 2014, el hermano Alois y otros hermanos animaron etapas de la peregrinación de confianza en los cuatro países del Caribe, en América central. En Haití, visitaron una comunidad de hermanas de Cité-Soleil en Puerto Príncipe y, desde entonces, la Operación Esperanza envía con regularidad ayuda económica para apoyar su labor con niños desfavorecidos.

Ayuda a los refugiados en Europa

Desde sus inicios, la comunidad de Taizé ha estado atenta a la situación de los refugiados. Durante la Segunda Guerra Mundial, el hermano Roger escondió refugiados en su casa de Taizé. Más tarde, se acogieron familias, principalmente de Vietnam, de Laos, de Bosnia y de Ruanda. En estos últimos años, la comunidad ha acogido a familias de Irak y de Siria, así como a grupos de jóvenes migrantes venidos desde Calais.

En 2016, jóvenes demandantes de asilo del Sudán, de Sudán del Sur, de Eritrea, de Siria y de Afganistán residieron durante un tiempo en Taizé. Esta acogida fue posible gracias a la colaboración de muchos voluntarios de la región y del apoyo económico de la Operación Esperanza. La comunidad trata de ayudar a estos jóvenes en su proceso para ser autónomos una vez que han obtenido el estatuto de refugiado.

La Operación Esperanza apoya también iniciativas de ayuda a los refugiados llevadas a cabo por asociaciones que trabajan en la región en torno a Taizé.

En 2015, tras las noticias relatadas por Férenc [http://www.taize.fr/es_article19630.html] y jóvenes voluntarios que estuvieron en Hungría para acompañar a los refugiados, la Operación Esperanza recibió donaciones para apoyar su trabajo. Con estas donaciones se ha contribuido a la atención sanitaria de niños y jóvenes en el centro de Fót. También han permitido poder ayudar a refugiados que atraviesan las fronteras.

2017: Apoyo a una clínica oftalmológica en el Congo

El Dr. Richard Hardi vive y trabaja en la República Democrática del Congo desde hace una veintena de años, como médico oftalmólogo. Es un miembro comprometido de la Comunidad de las Bienaventuranzas. Reside en Mbuji Mayi, capital de la provincia del Kasai Oriental, pero realiza con regularidad expediciones médicas a regiones apartadas.

En gran parte del país es prácticamente el único oftalmólogo que opera a niños y a casos difíciles. Realiza más de 2500 operaciones al año.

Desde 2015, la Operación Esperanza apoya la construcción, emprendida por el Dr. Hardi, de una clínica oftalmológica, muy necesaria en esta región.


Algunos ejemplos de compromisos recientes de la Operación Esperanza

Escuelas en Bangladesh

Desde el 2008 la Operación Esperanza presta apoyo a escuelas de Mymensingh, Bangladesh. Más de 1500 niños estudian en estas escuelas. También en estos lugares jóvenes profesores musulmanes, hindúes y cristianos aprenden a trabajar juntos. Son estudiantes que tienen que ganar dinero para pagarse sus estudios. Entienden que es tan importante recibir ayuda como darla. Dan su tiempo para animar escuelas para la infancia sin recursos. Estar para las personas empobrecidas refuerza el sentimiento de ser parte de una sola familia humana.

Ver Pequeñas escuelas alrededor de Mymensingh [http://www.taize.fr/es_article13977.html]

Un lugar de acogida para personas enfermas en Camboya

Desde el 2008 hasta el 2013, la Operación Esperanza presta apoyo a un centro de acogida para personas enfermas, creado por la Parroquia del Niño Jesús en Boeng Tumpun, en Camboya. La parroquia lanzó este proyecto para cubrir las necesidades de las personas de la aldea con escasos recursos, provenientes de las distintas provincias del país y promover la dignidad de las personas enfermas y brindarles los cuidados necesarios. La proximidad con la capital, Phnom Penh, facilita el imprescindible acceso a los hospitales. Las donaciones permiten contribuir a sufragar los gastos de hospitalización, pero también financiar el centro en sí, tanto para la remuneración del personal como para el mantenimiento de los locales, los gastos de acogida y de medicamentos.

Ver Camboya, visitas de los hermanos [http://www.taize.fr/en_article5396.html]

2015: Apoyo tras los terremotos en Nepal

Tras los terremotos que se sucedieron en Nepal en abril y mayo de 2015, la Operación Esperanza apoyó el trabajo de la ONG alemana «Freundeskreis Nepalhilfe e.V. (FNH)». El dinero enviado se utilizó para adquirir techos de uralita, necesarios para construir alojamientos provisionales. Era muy urgente debido a los monzones que se esperaban poco después de los temblores. Estos mismos techos podrán ser integrados en la construcción posterior de casas más duraderas. La Operación Esperanza contribuyó también al realojamiento de 200 familias.

Una persona que regresaba de una visita a este país escribió: «Hay aún muchas montañas de escombros y en ocasiones se ve a personas sentadas sobre estos escombros. Como sucede a menudo, el terremoto ha afectado sobre todo a los más pobres, que vivían en chozas muy sencillas. Actualmente, algunos han podido encontrar un lugar en alojamientos de emergencia, que a veces son mejores que sus antiguos hogares y que podrían convertirse en una solución a largo plazo.»

2015: Recogida de medicamentos para Cuba

En octubre de 2014, el hermano Alois estuvo en Cuba [http://www.taize.fr/es_article17367.html], junto con algunos hermanos, en una de las etapas de la peregrinación de confianza a los países del Caribe. Se animaron oraciones en La Habana y en Matanzas. A su regreso, el hermano Alois transmitió a los jóvenes reunidos en Taizé: «Los cubanos, en particular los jóvenes, están deseosos de salir de su aislamiento, sienten la necesidad de sentirse cercanos a jóvenes de otros países, y por ello nos han pedido que os saludemos a todos. Para ellos, ser la sal de la tierra significa optar por la esperanza». En marzo de 2015, un hermano regresó a este país para estrechar estos lazos. Pudo constatar la escasez de algunos productos, especialmente de medicinas. Un grupo de cristianos anima una red médica que da apoyo a poblaciones desfavorecidas, con pequeños centros de salud en diferentes regiones del país. A través de la Operación Esperanza, la comunidad decidió organizar una recogida de medicamentos para enviar a este grupo: Diclofenaco (antiinflamatorio), Doxiciclina (antibiótico), aspirinas, vitaminas, glucosamina, amoxicilina, furosemida, cefalexina, dexclorfeniramina (antihistamínico), ibuprofeno.

En Sudán del Sur

Un pueblo a 25 km al sur de Rumbek reúne a unas cincuenta familias de leprosos que han venido de toda la región de Los Grandes Lagos. Aunque el tratamiento médico cura la enfermedad y evita el peligro de contagio, la pérdida de extremidades a veces sigue siendo un gran obstáculo. El estigma sigue siendo fuerte en la sociedad y los leprosos no pueden permanecer en su lugar de origen y sus hijos, aunque no han sido tocados por la enfermedad, no son bienvenidos en las escuelas. El coraje y la esperanza de estas familias, que han comenzado una nueva vida desde cero en un gran aislamiento y precariedad, es notable. La Operación Esperanza ayudará a construir un espacio, el cual se habilitará como aulas para que los niños puedan seguir estudiando, e incluso durante la temporada de lluvias.

La guerra civil, los altos costes y la falta de escuelas han impedido que muchos jóvenes puedan estudiar o continuar sus estudios, ayudarles ahora a desarrollar todo su potencial, es una prioridad. La apertura de un Centro de Oportunidades para la Juventud quiere dar una clara señal a favor de ese compromiso. En un terreno donde en el tiempo de la guerra civil se albergaba unos almacenes de una ONG, la Iglesia quiere desarrollar un lugar de acogida, de animación y de formación abierto a todos los jóvenes de todos los orígenes. La Operación Esperanza ayudará a construir una sala polivalente que reemplazará a la actual carpa que está en muy mal estado.

JPEG - 29.3 KB

Ver también:
En Sudán del Sur, en verano de 2013

Envío de ayuda humanitaria en Corea del Norte

En 2016 la comunidad invitó a dos médicos del Hospital de la Cruz Roja de Corea del Norte a realizar un perfeccionamiento profesional en Francia. Estos médicos pasaron tres meses en París y los costes completos de su estancia fueron asumidos por completo por la Operación Esperanza. Entre 2007 y 2011, otros seis médicos pudieron también realizar prácticas de un año en Francia.

Los primeros envíos humanitarios a este país se hicieron en 1998 y 1999: se enviaron más de 1000 toneladas de harina de maíz para la población, que llevaba varios años sufriendo sequía e inundaciones.

En 2011, Por medio de la Operación Esperanza, la comunidad hizo un envío humanitario para personas que carecen de alimentos en Corea del Norte: 260 toneladas de harina de trigo y 120 de pasta. En 2007 la comunidad envió mil toneladas de harina de trigo y entre 1998 y 1999 envió más de mil toneladas de maíz, para la población que llevaba varios años sufriendo sequía e inundaciones. Desde entonces, cada año se ha logrado hacer un signo de solidaridad enviando ayuda humanitaria a este país, como leche y biberones para los recién nacidos, equipamiento médico y medicamentos básicos. Un hermano de la comunidad de Corea del Sur, que ha estado en varias ocasiones en Corea del Norte, ha acompañado algunos de los envíos y ha asistido a la distribución de la ayuda alimentaria. Entre 2007 y 2011 la comunidad también ha invitado a 6 médicos del Hospital de la Cruz Roja de Corea del Norte para realizar prácticas en Francia durante un año.

En el 2009 Taizé imprimió un millón de Biblias en China

Durante la celebración del encuentro europeo de Bruselas, que reunió a 40.000 jóvenes a finales del 2008, el hermano Alois anunció que, como respuesta a las necesidades de los cristianos de China, la comunidad de Taizé iba a mandar a imprimir un millón de Biblias en China: 200.000 Biblias completas y 800.000 Nuevos Testamentos con los Salmos. La impresión de esta edición se llevó a cabo en Nanjing y desde allí se distribuyeron por todo el país, en distintas etapas a lo largo del año 2009.

En 2009, 2010 y 2011 la comunidad de Taizé también ha apoyado el trabajo que la Iglesia protestante está desarrollando en China acerca de la Biblia.

Ayuda para la infancia huérfana por el SIDA en Etiopía

La Operación Esperanza continúa ayudando desde hace quince años a religiosas de Etiopía, en Addis Abeba, que se hacen cargo de niñas y niños huérfanos afectados por el SIDA y de familias golpeadas por la lepra.

Burkina Faso

En este país del África subsahariana en el que la época seca dura nueve meses seguidos, la población vive de pozos de agua a cielo abierto que a menudo se secan y las mujeres se ven obligadas a utilizar el agua no potable, recogida en cuencas artificiales durante la temporada de las lluvias. A veces tienen que recorrer diez kilómetros para encontrar agua y los pocos pozos que existen, pueden ser la cuasa de conflictos, dadas las largas esperas y la escasez del agua. La Operación Esperanza apoya la perforación de pozos y la instalación de bombas de agua, indispensables para la alimentación de las personas y para la prevención de enfermedades.

En 2010 la Operación Esperanza contribuyó en el proyecto de suministro de leche para bebés del hospital de Nanoro.

Solidaridad con Bolivia tras las dificultades que atravesó

En 2007 se produjeron inundaciones que asolaron varios estados de Bolivia, de los cuales Beni resultó el más afectado. La Operación Esperanza ayudó a comprar alimentos para las familias de la región de Trinidad, que perdieron su casa y viven en campamentos.
Mientras que el problema de la llanura de Bolivia eran las lluvias, el de la montaña era lo contrario: el Altiplano atravesaba un período de dura sequía. La Operación Esperanza prestó ayuda a las familias campesinas de El Alto, que necesitaban herramientas y semillas para trabajar la tierra.

Da click aquí para enviar una contribución a la Operación Esperanza

Printed from: http://www.taize.fr/es_article718.html - 24 November 2017
Copyright © 2017 - Ateliers et Presses de Taizé, Taizé Community, 71250 France