Español

Oración para hoy

Cuaresma 6

Canto

Salmo

Desde lo hondo a ti grito, Señor,
Señor, escucha mi voz ;
estén tus oídos atentos
a la voz de mi súplica.

Si llevas cuenta de los delitos, Señor,
¿quién podrá resistir ?
Pero de ti procede el perdón,
y así infundes respeto.

Mi alma espera en el Señor,
espera en su palabra ;
mi alma aguarda al Señor,
más que el centinela la aurora.

Porque del Señor viene la misericordia,
la redención copiosa ;
y él redimirá a su pueblo
de todos sus delitos.

salmo 129

Lectura

Así dice el Señor: ¿No os acordáis de lo pasado, ni caéis en la cuenta de lo antiguo? Pues bien, he aquí que yo lo renuevo: ya está en marcha, ¿no le reconocéis? Sí, pongo en el desierto un camino, ríos en el páramo. Las bestias del campo me darán gloria, los chacales y las avestruces, pues pondré agua en el desierto y ríos en la soledad, para dar de beber a mi pueblo elegido. El pueblo que yo me he formado contará mis alabanzas.»

Isaías 43, 18-21

o

Jesús llegó a una ciudad de Samaría llamada Sicar, cerca de la heredad que Jacob dio a su hijo José. Allí estaba el pozo de Jacob. Jesús, como se había fatigado del camino, estaba sentado junto al pozo. Era alrededor de la hora sexta. Llega una mujer de Samaria a sacar agua. Jesús le dice: «Dame de beber.» Pues sus discípulos se habían ido a la ciudad a comprar comida. Le dice la mujer samaritana: «¿Cómo tú, siendo judío, me pides de beber a mí, que soy una mujer samaritana?» (Porque los judíos no se tratan con los samaritanos.) Jesús le respondió: «Si conocieras el don de Dios, y quién es el que te dice: "Dame de beber", tú le habrías pedido a él, y él te habría dado agua viva.» Le dice la mujer: «Señor, no tienes con qué sacarla, y el pozo es hondo; ¿de dónde, pues, tienes esa agua viva? ¿Es que tú eres más que nuestro padre Jacob, que nos dio el pozo, y de él bebieron él y sus hijos y sus ganados?» Jesús le respondió: «Todo el que beba de esta agua, volverá a tener sed; pero el que beba del agua que yo le dé, no tendrá sed jamás, sino que el agua que yo le dé se convertirá en él en fuente de agua que brota para vida eterna.»

Juan 4, 5-14

Canto

Silencio

Oración de Intercesión

Señor Cristo, revela la presencia de tu Reino en medio de nosotros.

Vela, oh Dios, en la puerta de nuestros labios; que toda herida de esta jornada desaparezca en tu perdón.

Señor Jesús, inclina hacia tu luz los corazones que no encuentran el camino hacia ti.

Cristo, por el don de tu vida a Dios, muéstranos el camino de vida.

Cristo, permanece junto a todos los que conocen una noche atormentada, los enfermos, las personas sin hogar.

Cristo, protégenos de las trampas del desánimo y de la inquietud.

Nuestra mirada, Señor, se vuelve hacia ti; nuestra alma descansa en ti.

Padrenuestro

Oración

Dios vivo, a veces somos como extranjeros en la tierra, desconcertados por las violencias, la dureza de las oposiciones. Como una brisa ligera, tú soplas sobre nosotros el Espíritu de paz. Transfigura los desiertos de nuestras dudas para prepararnos a ser portadores de reconciliación allí donde tú nos has puesto, hasta que despunte una esperanza de paz entre los seres humanos.

o

Bendícenos, Cristo Jesús, haznos capaces de abandonarlo todo en ti.

Cantos


Otras oraciones

Para otras oraciones ver debajo de la página.